jueves, 9 de junio de 2011

¿Merecemos lo que pedimos?

 Este post es una pequeña reflexión en la que haremos un pequeño repaso histórico al mundo de las consolas. El objetivo es mostrarnos que como consumidores, o no sabemos lo que queremos, o no pedimos lo que queremos, y la disertación se hará mediante los resultados de ventas.

 Uno de los casos más clamorosos sobre como compramos lo que no queremos, o no decimos lo que de verdad queremos se dio con la extinta Dreamcast y la Playstation 2. La consola de SEGA era la consola soñada por cualquier gamer, avanzada a su época, se hizo famosa por incluir de serie la posibilidad de jugar online, incluía navegador web y el precio, ese caballo de batalla, supuestamente lo tenía ganado. Su competidora, la Playstation 2 contaba con un precio mucho más elevado, encarecido por culpa de un nuevo soporte, el DVD.



 ¿Qué ocurrió? Lo que todos sabemos, Dreamcast fue discontinuada y PS2 se convirtió en la consola de sobremesa más vendida de la historia ¿Cómo pudimos llegar a ese extremo si todo el mundo criticaba su elevado precio por culpa de la inclusión del DVD? Precisamente fue ése el factor determinante, en el año 2.000 el DVD empezaba a popularizarse pero seguía siendo muy caro, y la mayoría de las personas dispuestas a gastar 450 euros (en su época el precio de salida), mejor compraban una PS2 que incorporaba DVD y además servía para más cosas que comprar una Dreamcast que carecía de dicho soporte o un reproductor DVD común ¿No eran grandes novedades el online y el navegador web? En el 2.000, pese a ser la época en la que internet tomaba más fuerza que nunca seguía suponiendo un lujo demasiado caro, y más si era sólo para jugar. Dreamcast era barata comparada con PS2, de hecho costaba la mitad de dinero, pero a ojos de los consumidores era un producto desfasado, precisamente por no contar con el soporte que la hubiera encarecido pero que le hubiera hecho estar por encima de PS2 y su aliciente, el juego online, te obligaba a pagar una cuota mensual para poderlo disfrutar.

 Una situación similar se ha dado en la última generación de consolas, no igual pero si similar, mientras todo el mundo reclamaba más potencia Nintendo siguió la mejor estrategia de ventas, presentar algo muy llamativo, así por ejemplo, mientras todos querían sistemas como XBOX360 con su online o PS3 con Blu-Ray y el manto de la HD fue una consola como la Wii la que se llevó el gato al agua. No era necesario cambiar de televisor para disfrutar una Wii, y la verdad, si ibas a la tienda, la demostración de la Wii era mucho más llamativa que la de la XBOX 360, por muy completo sistema multimedia de entretenimiento que pudiera ser.



 Es más, parece que a nivel de electrónica es el masoquismo lo que impera, la primera PS3 era una de las mejores máquinas jamás soñadas, potencia bruta, compatibilidad con PSX y PS2, Blu-Ray, es decir video de alta definición, navegador web, Wi-Fi de serie, Linux... sin embargo, cuando se le quitó la compatibilidad con PS2 subieron las ventas, cuando se le quitó la posibilidad de instalarle Linux y salió la PS3 Slim, un producto con un acabado mucho menos estético, se puso el grito en el cielo y nuevamente subieron las ventas ¿Estamos locos? Se podría explicar con segundos fenómenos las subidas de ventas, pero no dejan de ser tan rocambolescos como que tiendas como GAME o GameStop compraban los juegos de PS2 y las propias consolas en un plan renove por el que podías llevarte una PS3 y ¿Quién va a querer juegos de PS2 si la PS3 no es retrocompatible? El criticado mercado de segunda mano ayudó mucho a las ventas de PS3.

 Sin irnos muy lejos en el tiempo tenemos el caso de la PSP y la Nintendo DS, todo el mundo soñaba en 2.004 con una máquina que fuera una PS2 en miniatura, el resultado es bien conocido por todos, Nintendo DS con un hardware tremendamente inferior logró ser la consola más vendida de la historia. Decir que PSP ha sido un fracaso sería tremendamente injusto, puesto que ha logrado vender 70 millones de consolas ¿Acaso es un mal registro? Yo creo que no, pero el éxito de la DS es tan arrollador que pormenoriza lo logrado por Sony en su primer asalto al mercado portátil.

 ¿Son los únicos casos? Sin lugar a dudas no, Game Gear y Atari Lynx, las propuestas con color cayeron frente a la monocromática GameBoy, si nos remontamos en el tiempo, la historia nos puede presentar muchísimos más casos en los que las peticiones de los consumidores dan pésimos resultados cuando son escuchadas, al menos a  nivel de hardware.



 A nivel de software todas estas reglas son más inestables, y si siguen saliendo más PES, FIFA, Final Fantasy, GTA o CoD es ni más ni menos porque con cada uno que sacan revientan las ventas y la gente los pide, aunque con los juegos de autor, o lo que podríamos llamar propuestas innovadoras, volvemos nuevamente a lo de siempre, por mucho que la crítica especializada se canse de que se repitan siempre las mismas franquicias y reclamen innovación, cuando sale un juego realmente original, o no vende o ellos mismos lo hunden en favor del último Call of Duty.

 Sin lugar a dudas, cuando una compañía de hardware nos vende lo que ella quiere no hay duda de que saben muy bien lo que hacen, aunque podemos sacar una frase hoy en claro "véndeme lo que tú quieras que yo lo usaré como me dé la gana". Bienvenidos a la era Aquarius.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada